¿Quién sabe que es bueno o malo?

  Seguro les va a gustar leer esta historia mientras escuchan esto…


¿Quién sabe que es bueno o malo?

– Punto de vista desde el Taoismo –

El taoísmo es una religión originaria de China, y está basada en los textos de un hombre conocido como Lao-tse, (traducción – Viejo maestro). Los propios taoístas indican que su religión es anterior a la época en la que vivió Lao-tse (siglo IV AC), esto la convertiría en una religión tan antigua como la era védica del Hinduismo, es decir, hace unos 5000 años (3000 AC).

El taoísmo se caracteriza de las otras religiones en que vincula al cuerpo humano con la naturaleza en una forma complementaria, es decir, cada cambio en nuestro cuerpo o entorno está vinculado a algún cambio en la naturaleza; aceptar esto implica vivir en completa armonía con el entorno. Ellos vinculan estrechamente un  microcosmos interno del cuerpo humano con un macrocosmos exterior (universo). Todo esto que parece complicado, se resume perfectamente en el símbolo del Taoísmo; dos fuerzas opuestas que se complementan, y a su vez, cada una tiene en si la semilla de la otra. La rama filosófica del taoísmo deja bien en claro el modo de vida  (Tao – camino) que debe llevar su practicante; wu wei (no hacer, dejar que las cosas sigan su curso). Los taoístas aprenden a que las cosas sean como son, y no buscar cambiarlas, no a “empujar contra la corriente”

La siguiente historia busca ejemplificar el “dejar las cosas ser como deben ser”:

“Un día, a un granjero se le escapó uno de sus caballos. Su vecino se compadeció de él, pero el dueño del caballo le contestó,  ¿Quién sabe que es bueno o malo?. Era verdad, por que al día siguiente el caballo regresó, trayendo con él a una manada de caballos salvajes. El vecino volvió a aparecer, en esta oportunidad para felicitarle por su inesperada suerte. Y recibió la misma respuesta  ¿Quién sabe que es bueno o malo?. Y, nuevamente esta máxima demostró ser cierta, ya que al día siguiente el hijo del granjero trató de montar a uno de los caballos salvajes y se cayó, rompiéndose una pierna. El vecino nuevamente aparece y se compadece del accidente, lo que provocó la misma pregunta del granjero;  ¿Quién sabe que es bueno o malo?. Y por cuarta vez, prevaleció el punto de vista del granjero, ya que al día siguiente llegó un grupo de soldados que reclutaban a la gente por la fuerza, y el hijo del granjero quedó eximido de esa obligación debido a su lesión. “

Del libro de Huston Smith, “The world´s Religions”

¿Que se rescata de esto? ¿Bastante simple no?, los Chinos vienen enseñándonos a vivir con su filosofía mas de 5 mil años, ¿no será hora de hacerles caso?.

 Hasta la próxima 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: